Posted by on Nov 22, 2013 | 0 comments

Un nuevo libro aborda los matices que distinguen el intercambio verbal entre los enamorados.

Por Camile Roldán Soto

El lenguaje sin palabras

Aprende un lenguaje sin hablar

Según la autora, las parejas prefieren evitar hablar sobre lo que puede provocar problemas, por más contradictorio que esto sea. (Thinkstock)

La comunicación de cada pareja es tan única como una huella digital.  Lo que se dicen y cómo lo expresan va enmarcando su unión haciéndola fuerte o débil,  cercana o  distante, feliz o quién sabe.

Pero aún dentro de esa singularidad hay aspectos de la comunicación influenciados por la cultura y las transformaciones sociales en cada país. Desde las palabras que se utilizan hasta el tono en que se pronuncian pueden variar de sitio en sitio.

Durante mucho tiempo, la doctora Ruth Nina Estrella se ha interesado en identificar esos matices que distinguen el intercambio verbal (o incluso, no verbal) de las parejas en Puerto Rico. Resultado de estas investigaciones es el libro “Los idiomas de la pareja”.

El trabajo está dedicado a investigadores sobre la comunicación marital y los distintos aspectos de la relación amorosa, pero también es una referencia para cualquier persona interesada en conocer más acerca del tema.

“Creo que es importante que cuando la gente vaya a la librería pueda encontrar un libro dedicado a las relaciones en Puerto Rico, que responda a nuestras características”, comenta la autora, quien es sicóloga y catedrática del Departamento de Sicología de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

El libro reúne cuatro estudios que evaluaron la comunicación en distintas poblaciones y de maneras variadas. Se utilizaron cuestionarios, inventarios de comunicación y entrevistas profundas. El perfil general consiste en parejas casadas, mayores de 35 años, con dos hijos y residentes de la zona metropolitana.

Entre los temas que aborda el texto se encuentran cómo se expresa la violencia verbal, la soledad y la satisfacción marital a través de los intercambios verbales o también de los silencios.

Como parte de sus observaciones, la autora destaca que entre los puertorriqueños tiene mucho peso el tema de las expectativas en torno a la relación, pero las mismas no siempre se expresan claramente.

“Yo, como cónyuge debo hacer cosas aunque del tema no se haya hablado y, si no cumplo, hay problemática”, comenta Nina, a modo de ejemplo sobre las premisas que a veces dominan la comunicación entre parejas boricuas.

Las expectativas, según encontró Nina, están a menudo ligadas al género. Así ocurre, porque en el caso de parejas heterosexuales -que fueron las participantes en las investigaciones- se asignan tareas dependendiendo de ese criterio.

Otro dato interesante es la preferencia a no conversar sobre las expectativas y otros temas que disgustan a una o ambas partes, solo porque al parecer, las parejas prefieren evitar hablar sobre lo que puede provocar problemas, por más contradictorio que esto sea.

“El hecho de que no se hable sobre ciertos temas causa insatisfacción. Son elementos que van causando malos entendidos y pueden ir acumulándose y ser como bombas que en un momento dado pueden causar un conflicto mayor”, interpreta la sicóloga.

Nina también encontró que entre las expectativas de las parejas no solamente ocupa un lugar importante el hecho de ser correspondido por el otro. Aparte de ese aspecto puramente sentimental, ambas partes enumeran otros requisitos que ocupan un lugar importante en su lista. Estos pueden fluctuar desde la compra de una casa hasta la frecuencia de las relaciones sexuales.

Estas necesidades tangibles confirma, según Nina, que “no es nada más de amor que vive la gente. La gente vive de otras cosas”.

“Idiomas de la pareja” está disponible en Libros AC, Librería Mágica, La Tertulia y otras.

Fuente; .elnuevodia.com